domingo, 10 de febrero de 2013

Reseña de Oumagadoki Doubutsuen - Conejos, no tan monos como los pintan


Bueno, pensaba inaugurar una sección de mangas cancelados con esta serie (hasta tengo el botón hecho), pero prefiero hacerle una reseña como dios manda. Se trata de uno de mis mangas favoritos, pese al hecho de que no triunfo en la Jump, tengo que decir que para mí fue genial, daba para mucho más. El autor es Kōhei Horikoshi, que también hizó otra serie en la Jump después de Ouma, llamada Sensei no Bulge, pero que también fue cancelada, incluso más pronto que su predecesora. Bueno, que comienze la reseña.

La historia comienza con Aoi Hana, una chica bastante patosa y con complejo de inferioridad. Para cambiar su forma de ser decide ir a trabajar a un zoo, le encantan los animales y cree que este será un trabajo de ensueño. Sin embargo una vez llega al recinto, además de ver la pinta tan extravagante que tiene, se encuentra con el director del zoo, el cual estaba haciendo algo que descrito con palabras suena muy mal, pero que visto en imagen no tanto.


Ah y casi se me olvida, el tipo tiene cabeza de conejo. El nombre de tan es estrambótico personaje es Shiina, que contrata a la chica inmediatamente, justo después de romper su currículum. Aoi se echa atrás y quiere salir del zoo lo más rápido posible, pero ya es demasiado tarde, acaba de cerrar y el conejo le enseña la otra cara del Oumagadoki. Utilizando una especie de humo verde transforma a todos los animales, en seres antropomorfos o que como mínimo pueden hablar. 


Es en ese momento cuando Shiina cuenta su historia. Resulta que siendo un chaval mató a un conejo blanco mientras lo perseguía, entonces apareció ante él uno más grande, de aspecto fantasmal y con un reloj colgado al cuello. Este ser le puso la maldición que modifico su aspecto y le concedió sus poderes, condenándole a probar su amor por los animales, creando un lugar donde se diese a conocer a los animales en todo el mundo, de otra forma el conjuro no se romperá.


Bien, ya ha quedado claro el objetivo de la serie, convertir el zoo en un lugar conocido. Sin embargo y pese a que Shiina es el director del zoo, odia hacer todo aquello que él considere aburrido, entre otras cosas cuidar de los animales. Es por eso que los transforma, para que se cuiden ellos solo, pero ahora Aoi también deberá encargarse de todo ese trabajo de cuidado y marketing, mientras el conejo busca formas de entretenerse.

Como cualquier shonen de la Jump, este manga tiene peleas y enemigos, siendo estos últimos un punto fuerte del manga. Los combates son divertidos y entretenidos, además de que como el resto de la serie, tienen una parte didáctica. No quiero deciros mucho de los enemigos, bueno, tan solo que uno de los jefes es el director de un acuario, que al igual que Shiina esta maldito, sacad vuestras propias conclusiones. Eso si, quiero mencionar al que fue uno de mis preferidos, Sakamata la orca, uno duro de roer, con una personalidad y diseño bastante currados.


Los personajes tienen bastante carisma, sobretodo Shiina, su actitud infantil y el mal trato que le da a Aoi es muy divertido, pero también sabe cuando ponerse serio. Por otro lado, Aoi es muy buena heroína, bastante inteligente y buena persona, simplemente tiene una mala visión de ella misma y es un poco manazas. Me gusta que no la hayan hecho la típica tipa inútil,solo guapa y nada más, ella no es un florero, tiene un aspecto normal y pese a que no puede pelear, siempre intenta ayudar y pone su grano de arena. Los animales del zoo también molan, pero salvando a algunos, no da tiempo de profundizar con la mayoría. Los enemigos también tienen su carisma, su aspecto y personalidad los hacen muy originales.


Hablando del dibujo, tengo que decir que es uno de mis favoritos, tiene un estilo que me fascina, no se explicar porque. Los animales transformados son geniales, muchas de las transformaciones son realmente originales, siendo un buen ejemplo el rinoceronte que sale en la imagen de arriba, aunque ahí bastantes más casos. Volviendo al estilo en general, no encuentro las palabras para decir porque me gusta tanto, pero no creo que haga falta, se nota que es bueno. 


En lo referente a la trama, llegados a cierto punto no puedes pedirle demasiado, las dos primeras sagas son geniales, pero luego el autor tuvo que terminar la última y dar un final apresurado al manga. No he leído la serie completa porque faltan capítulos por traducir (actualmente los siguen sacando cada cierto tiempo), pero viendo las raws te haces una idea, creo que bastante aproximada. Uno de los aspectos positivos es como Aoi va ganando confianza a lo largo de la historia y Shiina, aunque sigue siendo un desquiciado, muestra otras facetas.

Oumagadoki Doubutsuen es una serie que daba para más, pero que salvando su final, los tres arcos que tienen me parecen bastante interesantes, aunque el último solo lo haya visto traducido en parte. El dibujo es bueno y las peleas también, cuenta con buenos personajes y sobretodo buen prota. Me dolió bastante cuando la cancelaron, pero eso no evita que me guste la serie y hoy aprovecho para recomendárosla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Que el Dios de Babilonia bendinga tu mensaje!